Noticias
 
 
 
 
Jon el hombre de la eterna sonrisa
 
2016-12-08  
     
 

"Jon siempre tenía una sonrisa en su rostro" expresó el Padre José María Tojeria al recordar a su amigo y compañero Jon Cortina, durante la Misa en homenaje a su natalicio, realizada el pasado 8 de diciembre de 2016, en la Capilla de la Universidad Centroamericana.

Decenas de personas participaron en la eucarística y tuvieron la oportunidad de apreciar los significativos logros alcanzados por la Asociación Pro-Búsqueda y por la gubernamental Comisión Nacional de Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos (CNB), a través de exposiciones fotográficas y exhibición de reliquias.
En la conmemoración participaron pobladores de Guarjila, Chalatenango, miembros de la CNB, Pro-Búsqueda, del Sindicato de Trabajadores de la UCA, docentes, ex-estudiantes y periodistas.
Fue un momento para rendir tributo al pionero de la búsqueda de la niñez desaparecida en El Salvador y a un Jesuita comprometido con su pueblo humilde.
A continuación compartimos la biografía del Padre Jon Cortina, redactada por Elsy Mavel Rivera.

Biografía de Jon Cortina (1934-2005)
Padre jesuita de origen español, llegó a El Salvador como novicio de la Compañía de Jesús en 1955. Nació en la ciudad de Bilbao, el 8 de diciembre de 1934. Cuando tenía dos años su familia fue obligada a huir a Francia como refugiados de la guerra civil española. Sus primeros años viviendo lejos del País Vasco lo marcaron de por vida, y lo llevaron a unirse a la Compañía de Jesús a una edad temprana.
Al momento de su llegada, su primera impresión del país, el cual se encontraba en una proclamada crisis política y social, fue darse cuenta que había una gran diferencia entre ricos y pobres.
Las diferencias que marcaban la vida de las personas en El Salvador; la visible pobreza y la distribución de la riqueza entre las minorías fue lo que hizo que se diera cuenta de que en este país era completamente diferente a lo que imaginaba. 
Jon Cortina estudió varias carreras universitarias entre ellas: Filosofía, Ingeniería, Teología, mismas que puso en práctica al regresar en 1973 a El Salvador. En este mismo año se integró a la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) como profesor de Ingeniería. Durante muchos años, hasta su muerte Jon Cortina ejerció esta docencia en la UCA, de la cual contribuyó a formar exitosos ingenieros de El Salvador. 
Tras la primera impresión de Jon Cortina en El Salvador y al regresar con la convicción de colaborar y poner en práctica lo aprendido en sus años de estudio, decidió también integrarse a las comunidades rurales. Fue parte de la generación de jesuitas como Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Jon Sobrino, Ignacio Martín Baró y otros que marcaron la historia de El Salvador.
Como ingeniero, trabajó en la construcción de puentes, pozos y carreteras y viviendas de la mano con su trabajo pastoral en las comunidades. Denunciaba la violación a los derechos humanos. Cuando Rutilio Grande fue asesinado en 1977, el arzobispo Óscar Romero le encomendó que le sucediera en la parroquia de Aguilares. Luego de participar en esta parroquia, participó por un tiempo en la iglesia de Jayaque, donde también convivió con las comunidades rurales de la zona. 
En 1986, Padre Jon unió a las repoblaciones que llegaban de Mesa Grande, Honduras, las cuales se asentaron al Noroeste de Chalatenango, zona en que había intensos enfrentamientos durante el Conflicto Armado Salvadoreño. 
Desde su llegada a Guarjila y las demás comunidades repobladas, Jon Cortina ‘ponía mucho énfasis en la importancia de acompañar pastoralmente a la gente desplazada porque pensaba que a esa gente no le podía entender ni hablar si no se le habíamos acompañado en su dolor y en la vida misma que habían tenido, de entender las realidades de la guerra’. 
En 1989 después de la masacre de sus compañeros jesuitas en la UCA decidió quedarse a vivir en Guarjila. ‘Quería regresar y ocuparse un poco más por esas comunidades, dedicarles más tiempo, al fin y al cabo estaba vivo por estar ahí, pensaba’. 
Durante la masacre de sus compañeros en la UCA, Jon Cortina se encontraba en Guarjila. Las personas lo habían protegido para que no le pasara nada malo en esos días. Así que, después de pedir el permiso para ser el párroco de estas comunidades, se quedó a vivir en Guarjila y a viajar los fines de semana desde la UCA (Desde San Salvador), donde ejercía su cátedra de Ingeniería, para llegar hasta ahí.
El padre Cortina durante una entrevista con Ralph Sprenkels (2009), aseguró que aunque pasaron momentos muy malos en las comunidades, lo que le impresionaba siempre, era la esperanza de la gente. Entonces para él ir donde ellos era llenarse él también de esperanza. 
El grado de entrega del padre Cortina hacia estas comunidades llegaba hasta el grado de convertirse en un "guarjileño" más. La colaboración de Jon Cortina en Guarjila y las demás comunidades se basaron en: proyectos de agua potable, viviendas, clínica comunal, escuela, taller de bordado y mucho más que han reconstruido y desarrollado en gran medida a las comunidades hasta hoy en día.
Alrededor del año 1992 y 1993 Jon Cortina se interesó por encontrar a los niños que desaparecieron durante el Conflicto Armado de El Salvador y fundó la Asociación Pro-Búsqueda, después que algunas madres y abuelas, de Guarjila y San Antonio los Ranchos, se acercaban a él para pedirle ayuda en este aspecto, también porque notó que la Comisión de la Verdad no había incluido este tema en su labor. Reconocía que ‘el hecho de que no se hubiera incluido el caso de los niños desaparecidos en las labores de la Comisión de la Verdad, fue un error fuerte. Para el Padre Jon el Estado debía ser el responsable de la búsqueda las niñas y niños desaparecidos y desde Pro-Búsqueda siempre se exigió la conformación de una comisión para este fin.
El padre Jon Cortina falleció el 12 de diciembre de 2005. Sufrió un derrame cerebral mientras se encontraba en la ciudad de Guatemala. Fue ingresado en el Hospital Nuestra Santísima Señora del Pilar, pero no superó la afección y murió semanas después. Fue puesto a descansar al lado de sus colegas Jesuitas en la Capilla de la UCA.
Pese a su partida física, su legado cosechó nuevos frutos, cuando en el año 2011, el gobierno creó por Decreto Ejecutivo la Comisión Nacional de Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos durante el Conflicto Armado Interno, que a la fecha suma 28 reencuentros y más de 70 casos resueltos.

Fuentes
-(Entrevista realizada por Ralph Sprenkels publicada en el 2009 en el libro “Caminar con el pueblo)
-Pro-Búsqueda. (s.f.). Recuperado el 3 de 12 de 2015, de http://www.probusqueda.org.sv/quienes-somos/jon-de-cortina/

 
 
Ver registro: Anterior Siguiente  
 
0 Comentarios Nuevo comentario
   
 

 

 
 
 
© 2014 Comisión Nacional de Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos durante el Conflicto Armado Interno.
17 Calle Poniente y Av. Henry Dunant, Condominio Centro Profesional # 19, San Salvador, El Salvador.
Correo: combusquedasv@gmail.com, Teléfonos: (503) 2221-6157 / ( 503)  2221-6158