Perfil institucional
 
     
 

Creación de la Comisión Especial de Búsqueda 1980

Introducción

El fenómeno de la desaparición forzada surgió en el mundo a mediados del siglo XX, con el ascenso de regímenes antidemocráticos en Europa y América Latina. Es  definida como “la privación de la libertad a una o más personas, cualquiera que fuere su forma, cometida por agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúen con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la falta de información o de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o de informar sobre el paradero de la persona, con lo cual se impide el ejercicio de los recursos legales y de las garantías procesales pertinentes” (Organización de Estados Americanos, Convención interamericana sobre desaparición forzada de personas. 1994). Por sus características es considerada  como un crimen de lesa humanidad y por lo tanto es imprescriptible.

Con el propósito de ayudar a las víctimas y familiares la Comisión de Derechos Humanos de la organización de Naciones Unidas (ONU) creó, en 1980, el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias. El mandato fundamental del Grupo de Trabajo fue ayudar a los familiares de las personas desaparecidas, a averiguar la suerte y el paradero de dichas personas.

Con la adopción de la Asamblea General (1992), de la Declaración sobre la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, el Grupo de Trabajo fue encomendado para que siguiera el progreso de los Estados en cumplir con sus obligaciones derivadas de la Declaración así como para que proporcione a los Gobiernos asistencia en su implementación.

Por su parte, en 1994 Organización de Estados Americanos creó la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas. Pero fue hasta el año 2006 que la ONU aprobó la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

A nivel internacional existen varias organizaciones gubernamentales y no gubernamentales dedicadas a la búsqueda de personas desaparecidas, siendo las más reconocidas la Asociación de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, en Argentina; la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas de Colombia, entre otras.
 

 El Caso Salvadoreño

En El Salvador organizaciones de derechos humanos registran más de 8 mil casos de personas desaparecidas, de los cuales, se estima que aproximadamente el diez por ciento son niños y niñas. El periodo con mayores índices  de desapariciones forzadas de menores data del año 1977 a 1992, momentos en los que el país enfrentaba un conflicto armado.
Este fenómeno se mantuvo casi en el anonimato hasta la Firma de los Acuerdos de Paz en 1992, a partir de este suceso las familias comenzaron la búsqueda y la denuncia más beligerante sobre sus hijos e hijas desaparecidos, a través de los medios legales y organizativos a su alcance.

En este contexto el Padre Jesuita Jon de Cortina acompaña a las víctimas y en conjunto crean la Asociación Pro-Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos, que inicia la labor de búsqueda, localización y reencuentro. De manera paralela desarrolla una estrategia legal nacional e internacional, como parte de las medidas para alcanzar la  justicia y reparación.

Es así que, luego de un largo litigio el 1° de marzo de 2005, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), condenó (por primera vez) al Estado de El Salvador, por la violación a las garantías judiciales, a la protección judicial y a la integridad personal de las niñas Ernestina y Erlinda Serrano Cruz  y de  sus familiares. 

La Sentencia incluyó once medidas de reparación, de manera específica en el punto Resolutivo 7, Párrafo 218, ordenó la creación de una Comisión de Búsqueda atribuyéndole la siguiente función:

“La Corte observa que la función  de la Comisión no puede limitarse a “colaborar”, sino que es preciso que tome la iniciativa de adoptar las medidas necesarias para investigar y recabar pruebas sobre el posible paradero de los jóvenes que desaparecieron cuando eran niños durante el conflicto armado, y  facilitar con ello la determinación de los sucedido y el reencuentro con sus familiares[1]

Localización de José Rubén Rivera

En 2006 el  presidente Antonio Saca creó la primera comisión de búsqueda, pero en aquel momento, no se cumplieron los parámetros establecidos en la Sentencia y la misma fue disuelta posteriormente. El 18 de enero del 2010, el Presidente de la República Carlos Mauricio Funes Cartagena,  firmó el Decreto Ejecutivo No. 5 (reformado mediante el Decreto N. 45, del 26 de abril del mismo año), mediante el cual se crea la Comisión Nacional de Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos durante el Conflicto Armado Interno.

Fuentes bibliográficas

  • OEA. Convención interamericana sobre desaparición forzada de personas. Adoptada en Belém do Pará, Brasil el 9 de junio de 1994.
  • CIDH. Sentencia Serrano Cruz. Sitio web www.www.cnbelsalvador.org.sv
  • CIDH. Sentencia Serrano Cruz, 2005. Sitio web http://www.www.cnbelsalvador.org.sv.
 
 
Ver registro:  
 
 

 

 
 
 
© 2014 Comisión Nacional de Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos durante el Conflicto Armado Interno.
17 Calle Poniente y Av. Henry Dunant, Condominio Centro Profesional # 19, San Salvador, El Salvador.
Correo: combusquedasv@gmail.com, Teléfonos: (503) 2221-6157 / ( 503)  2221-6158